lunes, 11 de abril de 2016

Novela dentro de mi: Capitulo 1

Termine de prepararme y salimos de casa dirección como siempre a nuestro banco del puente.
- Dana, no se que te pasa pero te noto diferente, no se si la discusión con tus primas te ha hecho madurar o si en Barcelona te a pasado algo.- me dijo Iria con tono serio y con calma.
- Iria, no me a pasado nada simplemente que no quiero volver a saber nada más de Alex. Por culpa de él fíjate la situación que tengo en casa con mi padre y mi familia. y la verdad es que me estoy planteándome en irme a Barcelona a vivir ya que aquí voy a seguir sufriendo y ya no es bueno ni para ti y mucho menos a mi familia. Estoy cansada de estar siempre en mi estado con una depresión de caballo y cada vez a peor. Ya son 4 pastillas que me tengo que meter al cuerpo, cada vez me esta subiendo de dosis y no esta siendo nada bueno para mi.
Estuvimos andando un rato por el barrio hasta que volvió a decirme:
- Te respeto y respeto tus decisiones pero si ves que huir es la mejor forma para que seas feliz adelante pero piensa lo que dejas aquí.- me dijo Iria apenada
Esas últimas palabras me hirieron por completo. Huir no estaba huyendo, solo que necesitaba la calma que necesito. Y si Barcelona era lo único que me daba la calma. Y si dejaba a mi mejor amiga y a mi padre aquí, pero yo no era feliz. Necesitaba alejarme de Alex por fin. El no vivía su vida con Débora ¿Por qué yo no podía seguir? Una vez formulada esa pregunta en mi cabeza dije:
- Iria, Salgamos esta noche cenemos fuera, vamos un momento a casa y nos preparamos. Ademas a las 12 de la noche supuesta mente empiezan las fiestas del pueblo y estamos a Sábado.
- Dana, sabes que en unas horas me voy al pueblo y mis padres me han dicho que no llegue más de las 12. Agradezco tu oferta pero no puedo...- me dijo con un hilo de voz
Al final acepto la cena pero para las once de la noche estaba en la plaza esperando a mi cuadrilla. Cosa que siempre quedábamos a las 11 siempre llegaban tarde. El primero en aparecer fue Julián y como siempre preguntándome por Alex. Le conteste muy cortante que pasaba de él y se calló. Parece ser que lo capto al vuelo, solo me dijo una cosa - Si has decidido pasar de él me alegro muchisimo. Creo que te mereces ser feliz y que si te pasa algo, ya sabes estoy aquí para lo que necesites.- Me dijo con palabras muy sinceras.
Al cabo de un rato aparecieron los demás y como siempre con una hora de retraso. Típico en ellos. Salimos de la plaza rumbo a un bar, pero primero pasamos por el chiringuito donde trabajaba mi padre.
- Dana, en cuanto termine el turno te llamo y quedamos aquí. No quiero que vayas sola a casa.- Me dijo serio.
- Luis tranquilo le acerco yo a casa- se metió por el medio de la conversación Julián.
- Agradezco tu gesto Julián. Pero sabes que no me fío de la gente que anda por aquí y menos de que aparezca Alex a montarle bulla por el día de hoy.- le contesto preocupado.
- ¿Cómo que por el día de hoy?, ¿Ha hecho algo Dana?- Pregunto intrigado Julián.
- No es que no haya hecho algo, es que no ha cogido para nada las llamadas de Alex y ni siquiera le a contestado a los WhatsApps.- Dijo mi padre.
Me despedí de mi padre con un beso como siempre y de sus compañeros. Ya por fin pusimos rumbo al bar donde pasaríamos una noche tranquila entre bailes, alcohol y más baile. Hasta que a las 05:30 me llamo mi padre para ir ya hacía su trabajo.

sábado, 9 de abril de 2016

Novela dentro de mi: Prólogo

Me despierto en otras de mis mañanas jodidas. Siempre con la misma canción. Dana despierta, Dana son casi las 13 horas de la tarde... Que pasa ¿que mi familia no se puede dar cuenta de que mi vida es una mierda con 19 años de edad que tengo y que solo deseo dormir para olvidarme un rato? Pero a duras penas me levanto y como siempre me despierto y pongo mi ordenador a todo volumen, la música es lo que me hace olvidar a ratos, porque hay canciones y canciones... Hasta que suena mi maldito móvil.... que pena no poder reventarlo contra la pared, ya que si lo hacia no iba a tener otro móvil hasta el año 2020. Miro en la pantalla el nombre de Alex pero como siempre llamadas perdidas para que le llamase yo. Si me hacia llamada larga ya era para decirme como siempre cuatro cosas y que la mayor parte de ellas eran mentiras. Ese día pase olímpicamente de todo, del móvil, de mi familia e incluso de mis amigas, Que no tardaron media tarde en venir a mi casa para sacarme arrastras de la cama.
- Dana, apaga el ordenador, pégate una ducha y vístete que nos vamos a dar una vuelta y no me sirve un no como respuesta. Te espero en la sala mientras que charlo un rato con tu padre- me solto Iria nada mas entrar por la puerta de mi habitación. No hacia ni dos semanas que había vuelto de mi larga estancia en Barcelona y ya lo echaba de menos y no por mi madre que vive allí, sino que nadie me decía lo que tenia que hacer ni nada. Si la depresión en la que estaba metida me estaba matando lentamente y no era consciente de ello. Santa paciencia que tenían mi padre y mis amigas conmigo y yo sin embargo pasaba de ellos. Mi móvil volvió a sonar pero no por llamada sino por whatsapp y otra vez Alex de los cojones y como siempre con sus típicos mensajes diciendo: ''¿Qué pasa Dana,que no me quieres llamar? Estoy echando de menos tu voz. llámame'' sabia como caer rendida a sus pies pero no lo llamé pase.
- Dana, muy raro en ti que estes pasando de Alex. - me salto Iria.
- Es que este día lo noto diferente, ademas se me hace raro que me digas eso cuando tu a Alex no le puedes ver ni en pintura. - le salte.
y es que a decir verdad este 20 de julio me tenia algo preparado y estaba siendo especial dentro del color gris que pintaba. Pasaba de la gente como que no quería la cosa, pero por fin me sentía a gusto conmigo misma después de un año y medio.